Desarrollo Local

ESDUDO-AYTO-correo.jpg

EL RECIBO DEL IBI BAJARÁ DE MEDIA ENTRE UN 12 Y UN 20 POR CIENTO EN EL PRÓXIMO AÑO

05/11/2015

El pago de condenas por tasas urbanísticas ha sido clave para impedir una bajada mayor

La Delegación de Hacienda del Ayuntamiento de Espartinas ha anunciado que el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles bajará de media entre un 12 y un 20 por ciento para el año 2016, tras la reducción de los valores catastrales que se solicitó al Ministerio de Hacienda de un 8 por ciento y la propuesta del equipo de gobierno de reducir el tipo gravamen del 0.673 (en la actualidad) al 0.64. Se trata de la bajada más significativa desde la enorme subida que en 2012 sufrió el recibo del IBI con la aplicación del tipo gravamen en el 0.79. El equipo de gobierno someterá a votación esta bajada en el próximo pleno extraordinario del jueves 12 de noviembre. También llevará a pleno la incorporación de nuevas bonificaciones, que se unirán a la vigente por familia numerosa. En este sentido, propondrá una bonificación de un 25 por ciento en el recibo a aquellas viviendas que instalen o posean equipos de aprovechamiento térmico o eléctrico, tipo placas solares; y la reducción de un 2 por ciento a aquellos vecinos que domicilien su recibo.

El ahorro medio para una vivienda con un valor catastral de 101.000 euros, que actualmente paga un recibo de 681 euros, será de 90 euros aproximadamente, mientras que una que tenga un valor de 141 mil, con un recibo actual de 1.007 euros, el descenso será de 175 euros. Con las nuevas cifras, el Ayuntamiento de Espartinas pasará de ingresar en concepto de IBI 6.075.000 euros en el año 2015 a 5.626.715 euros en el próximo año. Según la concejal de Hacienda, Olga Hervás, “ha sido un gran esfuerzo cuadrar las cuentas para 2016, pero el efecto combinado de la revisión a la baja de los valores catastrales y la reducción del diferencial al 0.64 nos permitirá una reducción considerable del recibo sin mermar ni un ápice los servicios públicos”.

No obstante, por la regularización catastral que ha efectuado el Ministerio de Hacienda recientemente en viviendas que han ampliado su superficie construida sin comunicarlo a Catastro, podría darse la paradoja de que el recibo experimente una reducción mínima o que incluso les aumente la cantidad a pagar.

Hay que apuntar que en el pleno del pasado 23 de julio se aprobó con los votos a favor del PP, PSOE e IU y la abstención de C’s la reducción del tipo gravamen hasta el 0.5. A este respecto, el alcalde espartinero, José María Fernández (C’s), ha sido contundente al afirmar que “este acuerdo plenario sólo fue un brindis al sol, ya que, sin conocer las cuentas de 2016, era una temeridad fijar una cifra del gravamen a aplicar, sobre todo teniendo en cuenta que los objetivos de estabilidad presupuestaria nunca hubieran permitido esta reducción. Se ha jugado con los vecinos y eso no se puede permitir. El compromiso de equipo degobierno era bajar el IBI, como lo vamos a hacer, pero nunca en unos valores que pudieran poner en peligro las cuentas municipales”. El primer edil señaló que “hace un mes pagamos un millón de euros de una de las diez sentencias que este Ayuntamiento tiene en su contra por el cobro de la tasa urbanística creada por el anterior gobierno del PP y declarada ilegal por el Supremo. El próximo mes de febrero de 2016 tenemos que hacer frente a otro millón y esto es sólo de una sentencia. Lamentamos que este esfuerzo económico recaiga sobre nuestros vecinos, pero estamos recogiendo los frutos de la política ejecutada por el anterior gobierno. Nos hubiera encantando poder comunicar a nuestros ciudadanos que podemos aplicar un gravamen del 0.5 o incluso menor, pero hay que ser responsables y velar por el equilibrio presupuestario”.

Todas estas cuestiones serán tratadas en el próximo encuentro de los vecinos con el alcalde, que tendrá lugar el próximo lunes 23 de noviembre, a las 19.00 horas, en la sala de exposiciones del Centro Cultural Casa de las Monjas. Como se recordará, este encuentro estaba fijado para el mes de octubre, pero se vio más factible celebrarlo una vez se tuvieran fijadas las líneas generales de los presupuestos de 2016, teniendo conocimiento de cómo quedaría el recibo del IBI para el próximo año.